© 2013 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

01/07/13 3:51 PM ET

Por el camino indicado

Epstein, Hoyer y Cachorros construyen de una manera astuta

Cuando Theo Epstein y Jed Hoyer tomaron las riendas de los Cachorros en el otoño del 2011, la magnitud de la tarea que enfrentaban era casi una bendición. No era posible corregir ese club de la noche a la mañana, así que el nuevo régimen no fue traído para hacer esa clase de arreglo.

Lo que era difícil prever era que, 15 meses después de eso, habría señales de luz en el Wrigley Field. Los Cachorros probablemente no sean un equipo ganador en el 2013, pero podrían ser uno de los conjuntos de más mejoría en Grandes Ligas.

Una serie de adiciones a su rotación abridora ha solidificado el pitcheo y ha convertido a Chicago de un perdedor de 101 juegos a uno que podría acercarse a la marca de .500. La gerencia ha hecho eso a la vez que se ha mantenido enfocado en la tarea más importante: construir el núcleo para el próximo buen equipo de los Cachorros.

"Nuestra meta aquí es formar un equipo bueno y consistente", dijo Hoyer. "Para hacer eso, no vamos a sacrificar el futuro por victorias ahora. Pero al mismo tiempo, cada temporada es importante y nunca sabes cuándo un equipo podría encenderse. Nunca quieres sacrificar una campaña por completo."

Entonces, de manera inteligente Chicago ha acumulado algunas piezas. Scott Baker y Scott Feldman firmaron pactos de un año cada uno, para aportar calidad en los últimos puestos de la rotación a un precio discreto. El dominicano Carlos Villanueva aparentemente ha acordado también con Chicago, por dos años, un contrato que de concretarse podría representar una de las mejores "gangas" del invierno.

Además, Edwin Jackson se une a los Cachorros, un "comeinnings" que lanza bien de manera consistente y que en ocasiones luce brillante.

Jackson será acompañado por Jeff Samardzija y Matt Garza al frente de la rotación, presumiendo que Garza no será cambiado. Feldman, Villanueva y Baker (si está en salud) competirían por los puestos restantes. Es una rotación que no necesariamente vaya a llevar a un equipo a la Serie Mundial, pero sí debe de ser una mejoría en comparación con un grupo que estuvo en e 14to lugar de la Liga Nacional en efectividad entre los cuerpos de abridores en el 2012.

Epstein y Hoyer están haciendo esto de la manera correcta. Son muchos los equipos que se han perdido en perseguir la meta de ganar 80 o 85 partidos, cuando el objetivo es ganar 90 o más. Los Cachorros están tratando de construir un equipo capaz de ganar un título, a la vez de ser competitivos en el camino. Es una tarea difícil, pero parecen estarlo haciendo de una manera bastante astuta.

A pesar de perder 101 juegos en el 2012, hace tan sólo cuatro años que Chicago venía de terminar con la mejor marca en la Liga Nacional. Los fanáticos saben que se puede construir un ganador en el norte de Chicago. Son lo suficientemente inteligentes como para saber que eso se toma un tiempo, pero tampoco quieren presenciar otra temporada sotanera si no es necesario hacerlo.

Ese es el reto de la gerencia de un equipo en reconstrucción: traer el talento para la próxima edición competitiva del club y a la vez poner una escuadra decente en el terreno a corto plazo.

En ese sentido, los Cachorros se ven bastante bien. Aunque no tuvieron la oportunidad de cambiar a Garza por talento joven en el 2012, sí han canjeado a otros veteranos por prospectos de calidad. Además, gastaron el dinero necesario para firmar al cubano Jorge Soler. Tuvieron cuatro de las primeras 67 selecciones del draft del año pasado. En medio de todo esto, parecen haber formado un equipo mejorado para el 2013.

"No tuvimos suficiente profundidad (en el 2012)", dijo Hoyer. "Ese ha sido nuestro mayor enfoque, sobre todo en el pitcheo. No tuvimos la profundidad en el pitcheo para aguantar las lesiones. Hemos trabajado mucho para construir un cuerpo monticular con algo de profundidad."

La próxima tarea es revitalizar una ofensiva que también estuvo por debajo la temporada pasada. Pero en esta área también hay algunas piezas interesantes. Anthony Rizzo y Brett Jackson son prospectos bien cotizados; hay más en camino. El sistema de liga menor de los Cachorros está entre los mejores 15 del béisbol y va en ascenso. Hoyer expresó que quiere inculcarles una mentalidad más selectiva a los bateadores del equipo, para aumentar el porcentaje de embasarse (y el poder también).

Aquí hay un plan. De hecho, son dos planes: a largo y corto plazo. Los Nacionales son el modelo, y es algo que tiene sentido. Washington seleccionó bien en el draft, cambió por talento joven y firmó a un agente libre ocasional para convertir a los capitalinos en uno de los conjuntos más formidables de cara a la próxima campaña.

"Sabemos que no podemos transformar esta organización en un solo año, así que cada año deberíamos poder decir que tenemos más bienes que antes", dijo Hoyer. "Tenemos que seguir agregándolos. Hay muchos ejemplos de equipos que lo han hecho y los Nacionales representan el más claro de ellos. No fue un proceso gradual; ganaron poco, tuvieron una temporada decente en el 2011 y explotaron en el 2012. Ese es el modelo. En algún momento llegas al punto de ser un equipo talentoso."

Probablemente no sea este año. Pero los Cachorros están acercándose a eso.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


loscubs.com