© 2012 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

09/30/12 9:29 PM ET

Mensaje contundente con el madero

Alfonso Soriano ha callado a muchos críticos este año

PHOENIX -- En lo que podría ser la primera temporada de 100 derrotas de los Cachorros desde 1966, Alfonso Soriano ha forjado su mejor campaña individual en varios años con el madero.

Al evitar las lesiones serias en las piernas, el dominicano ha jugado en 149 juegos en el 2012-la mayor cantidad desde que se unió al equipo de Chicago en el 2007.

Estando tanto en el terreno, Soriano ha podido callar a los críticos que especulaban que iba en declive, porque con salud ha habido producción.

"Individualmente he trabajado bastante fuerte y he visto los resultados", le dijo Soriano a LasMayores.com. "Pero lo primero es la confianza que me pusieron el manager (Dale Sveum) y el gerente general (Jed Hoyer, además del presidente del equipo, Theo Epstein) en mí este año."

Efectivamente, los Cachorros han sido premiados con la labor de Soriano, quien junto a su compatriota Starlin Castro, ha sido uno de los pocos puntos luminosos del conjunto en el 2012.

Soriano tuvo un abril discreto, con un clima fuerte de frío y lluvias en la Ciudad de los Vientos. En dicho mes el quisqueyano bateó apenas .237 con porcentaje de embasarse de .250, slugging de .263 y cero cuadrangulares.

Pero con el inicio del calor de mayo se encendió el bate del oriundo de San Pedro de Macorís, quien ahora lleva promedio de .263, con 32 jonrones y 108 empujadas, además de un OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .825.

El veterano de 36 años ya ha establecido su mayor cantidad de remolques vistiendo el uniforme de Chicago y está a un bambinazo de igualar su mejor cifra como integrante de los Cachorros, que fue precisamente en su primera campaña con el club hace cinco años.

Sin embargo, con todo y los logros individuales, Soriano lamenta la situación colectiva de los Cachorros, que han caído al abismo luego de ganar la División Central de la Liga Nacional en cada uno de los primeros dos años del dominicano en la escuadra.

"En el equipo me he divertido, pero los resultados (colectivos) no se vieron."

Ahora con Epstein y Hoyer a la cabeza de la gerencia, los Cachorros están en plena reconstrucción y se ha sentido el dolor en la columna de los ganados y perdidos. De su parte, Soriano ha sido testigo de la caída, ya que ha saboreado lo bueno y ha sufrido lo malo en sus seis temporadas en Chicago.

Al toletero le quedan dos años y US$36 millones en su pacto vigente de ocho años y US$136 millones que firmó antes de la temporada del 2007. Aunque los Cachorros pretenden ir con un roster joven ahora, con un contrato así Soriano sería difícil de cambiar-y ni hablar de su derecho de rechazar cualquier canje con su condición de "10-5" (al menos 10 años en Grandes Ligas y por lo menos cinco con su equipo actual).

Aunque Soriano ha expresado su deseo de estar en un equipo competitivo a esta altura de su carrera, también luce como un pelotero a gusto en su ambiente. Es uno de los jugadores más respetados en el clubhouse de Chicago, algo que se puso a manifiesto en junio cuando el dominicano fue abucheado en el Wrigley Field debido a lo que esencialmente fue un malentendido de los fanáticos. Fue inequívoco el apoyo que recibió Soriano de Sveum y sus compañeros.

"Siempre me ha gustado esta organización", dijo Soriano al respecto. "Es una organización con mucha fanaticada y muchas personas la siguen.

"Pienso que hay muchos jóvenes que tienen mucho talento", continuó. "Quiero ser parte de ello, con esta nueva generación, porque me gusta la organización."

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


loscubs.com