Christian Vázquez. (AP)

HOUSTON - El cañón de brazo que tiene el puertorriqueño Christian Vázquez ahora está en exhibición con los Medias Rojas, luego de que el receptor hiciera su debut en Grandes Ligas el miércoles en el Fenway Park en contra de los Medias Blancas.

"Estaba un poco nervioso, pero confío en mí mismo", dijo Vázquez después de la victoria de Boston por 5-4. "Pero me siento más orgulloso y me siento bien".

Vázquez se fue de 3-0 en su primer partido con los Medias Rojas y no jugó el jueves. Su mejor pieza de bateo llegó en la quinta entrada el miércoles, cuando conectó una potente línea directo al torpedero cubano Alexei Ramírez.

El manager John Farrell dijo que pensó que el novato de 23 años de edad hizo un trabajo bastante bueno detrás del plato. Chicago no intentó estafarle base en ningún momento del juego, pero Vázquez exhibió su potente brazo en el cuarto inning cuando puso fuera al cubano Dayán Viciedo, quien intentó irse hasta la intermedia después de conectar un sencillo productor.

"Creo que Christian Vázquez hizo un excelente trabajo pidiendo su primer juego", declaró Farrell. "Hubo varios pitcheos en la parte baja de la zona de strike que manejó excepcionalmente bien, y en general hizo un muy bien trabajo".

Durante los últimos dos entrenamientos primaverales, Vázquez generó entusiasmo con su gran agilidad y habilidad para sacar a los corredores en intento de robo.

Al jugar en el mejor béisbol del mundo, Vázquez, quien es el prospecto No. 10 de los Medias Rojas según MLB.com, tendrá la oportunidad de refinar aun más sus habilidades mientras aprenda a manejar a un cuerpo de lanzadores de Grandes Ligas.

Por lo menos al principio, Vázquez compartirá tiempo de juego detrás del plato con el veterano David Ross.

Aunque sintió nervios, Vázquez lució bastante emocionado por estar en Boston. Mientras hablaba con reporteros en el clubhouse antes del partido del miércoles, el joven puertorriqueño no dejaba de sonreír.

"Es mi sueño estar aquí, jugar en las Grandes Ligas", expresó Vázquez. "Estoy muy feliz".

Para hacerle espacio a Vázquez, los Medias Rojas designaron para asignación al receptor veterano A.J. Pierzynski.

Se esperaba que Vázquez fuera subido por Boston en algún momento de esta campaña, pero su convocación se adelantó un poco, debido en gran parte al pobre récord de los Medias Rojas de 41-51.

"Por supuesto que sí. Tenía esperanzas", confesó el oriundo de Bayamón, Puerto Rico. "Fue rápido. Estoy bien feliz".

Ross, un veterano con bastante experiencia detrás del plato, lució entusiasmado acerca de la oportunidad de trabajar con Vázquez.

"Es un gran prospecto joven", elogió Ross. "Me encanta su actitud. Tiene un cañón de brazo. Un jovencito con esa clase de brazo no te lo encuentras todos los días. Estoy ansioso por trabajar junto a él. Tiene la mentalidad; me di cuenta de eso cuando hablé con él en los entrenamientos. "Es aplicado, desea ayudar a los pitchers. No sólo le interesa batear o simplemente jugar en la receptoría, sino ambas cosas a la vez y creo que hará cosas bien interesantes para nosotros".

Vázquez bateó para .279 (de 244-68) con 17 dobles, tres jonrones, 20 carreras empujadas, 35 anotadas y 21 pasaportes en 66 juegos esta campaña por Triple-A Pawtucket, donde ocupa el segundo lugar del equipo en hits, dobles y total de bases alcanzadas.