Carlos Villanueva. (Gene J. Puskar/AP)

FILADELFIA - A los Cachorros no les ha ido muy bien en la ruta esta temporada -- llegaron al viernes con marca de 11-24 como visitantes -- pero el pitcher Carlos Villanueva no atribuye dichas dificultades a los hoteles, los viajes ni la comida de restaurantes.

"Cuando estás en casa, simplemente te sientes a gusto", manifestó el dominicano. "Tienes el apoyo del público".

Villanueva encuentra que San Luis es una de las ciudades más difíciles para el equipo visitante.

"Siempre sientes la presión del público", dijo Villanueva. "De todos los lugares donde he lanzado - no sé si se debe a los asientos rojos, que dan la impresión de estar ocupados aunque estén vacíos - pero el mejor ambiente para el béisbol lo tiene San Luis. No abuchean a nadie. Entienden la pelota y aplauden a los jugadores contrarios si hacen algo bien".

A partir del viernes, los Cachorros disputarán una serie de tres juegos en Filadelfia, donde los fanáticos tienen fama de ser despiadados con el equipo visitante.

"La única vez que tuve la suerte de ir a los playoffs fue contra los Filis (cuando estaba con los Cerveceros) y eso fue una locura", dijo Villanueva, refiriéndose a la Serie Divisional de la Liga Nacional del 2008. "Tengo suerte, porque todo me resbala y nunca me ha molestado. Lo tomo con calma y les sonrío a los aficionados. Pero no se miden - hablan de tu madre, de tus hermanas".

¿Cómo lo maneja?

"Sonriendo todos los días", dijo Villanueva.