Yasiel Puig.

TALLAHASSEE, Florida -- Grandes Ligas deberá cambiar su política sobre jugadores cubanos si los Marlins de Miami y los Rays de Tampa Bay pretenden parte del dinero que el estado de Florida designaría para estadios de equipos deportivos profesionales, de acuerdo con una iniciativa de ley aprobada en la Cámara de Representantes el viernes.

El peligroso escape de Cuba a México del jardinero cubano Yasiel Puig, de los Dodgers de Los Angeles, fue la inspiración para fijar las condiciones que establece la iniciativa para otorgar fondos para la construcción de estadios.

Aunque otros jugadores extranjeros pueden negociar con los 30 equipos de la liga antes de firmar un contrato, los equipos no están autorizados para negociar con peloteros cubanos si éstos siguen en la isla. Por su parte, los jugadores cubanos pueden ser reclutados como amateurs si llegan directamente a Estados Unidos, lo que les podría llegar a costar decenas de millones de dólares. Por eso los cubanos optan por fijar su residencia en otros países, corriendo grandes riesgos.

"Voté por esta iniciativa por cada chico en Cuba que desea una oportunidad justa para venir a este país y jugar béisbol sin caer en las garras de los traficantes humanos, contrabandistas y cárteles de las drogas", dijo el representante republicano Matt Gaetz. "Eso es más importante para mí, francamente, que si se construye un estadio".

Los detalles del escape de Puig de Cuba a México fueron revelados recientemente en una demanda legal que describió el peligroso viaje, su trato con personajes turbios y cómo fue que Puig y un boxeador cubano terminaron siendo rehenes por no pagar sus deudas a traficantes. Puig, el boxeador Yunior Despaigne y sus familias siguen recibiendo amenazas de muerte y uno de los hombres que los sacó de Cuba fue asesinado a tiros en Mexico, de acuerdo con el reportaje publicado primero en Los Angeles Magazine.

Puig terminó firmando un contrato por 42 millones de dólares con los Dodgers.

Gaetz y el representante José Félix Díaz, republicano por Miami, hicieron sus acotaciones a la iniciativa después de leer la historia de Puig. La iniciativa fue aprobada con una votación de 93-16.

El comisionado de Grandes Ligas Bud Selig y el director general Rob Manfred dijeron que la situación de los jugadores cubanos está siendo analizada.

"Somos una pequeña parte de todo un problema, pero definitivamente tenemos preocupaciones y entre más leo y escucho la respuesta es sí", dijo Selig cuando le preguntaron si lo inquietaba la situación.

Manfred dijo que la MLB está en negociaciones con el sindicato de jugadores para saber lo que podría ser de ayuda para los peloteros cubanos.

"La primera pregunta que hay que hacerse antes de pensar en cambiar las reglas es si hay alguna diferencia entre el tráfico (de personas) a Estados Unidos y el tráfico a México, y si el destino cambia qué pasará con los jugadores cuando traten de salir de Cuba", dijo Manfred. "En términos generales lo que quiero decirles es que este es un problema que va más allá del béisbol".

La iniciativa en Florida establece los criterios para que los deportes profesionales puedan tener acceso al dinero del estado para estadios. Una ley similar del Senado no establece cláusulas sobre los jugadores cubanos.