Yasiel Puig. (AP)

MIAMI -- Los traficantes de personas que ayudaron al astro Yasiel Puig de los Dodgers de Los Ángeles a salir de su natal Cuba en una lancha rápida lo han amenazado de muerte a él y a un boxeador cubano que dicen desertó con Puig, según documentos judiciales.

Los documentos forman parte de una demanda federal en Miami y describen una peligrosa odisea de personajes turbios, deudas de contrabando sin pagar y amenazas de violencia que han perseguido a Puig desde que salió de Cuba en junio de 2012.

La historia se basa casi completamente en la versión del boxeador, Yunior Despaigne, que dice tener miedo de ser lastimado por los contrabandistas o sus socios si Puig no les paga el dinero que debe. En una declaración jurada de 10 páginas, Despaigne dijo que un contrabandista al que conocía como "Leo" envió a alguien a verlo en Miami para darle un mensaje.

Despaigne indicó que el hombre lo empujó contra su auto, le puso una pistola en el hígado y le ordenó que le dijera a Puig que "si no les pagaba, lo matarían". Los documentos no indicaban cuándo ocurrió la amenaza.

La odisea migratoria de Puig, reportada en un primer momento por Los Angeles Magazine, es una forma usual en que los peloteros cubanos llegan a las ligas profesionales estadounidenses. Puig se fue a México primero. Si hubiera llegado directamente a Estados Unidos, habría estado sujeto al draft de las Grandes Ligas, pero al establecer su residencia en un país como México, podía negociar un contrato mucho más lucrativo como agente libre.

Puig, un jardinero de 23 años, firmó un contrato de 42 millones de dólares y siete años con los Dodgers en junio de 2012, un récord para un cubano que haya salido del país a escondidas. Recibió un bono de 12 millones de dólares por firmar y ganó dos millones de dólares en su año como novato, cuando bateó para .319 en 104 partidos con 19 jonrones y 42 carreras producidas. Concluyó en segundo sitio en la votación para elegir al Novato del Año de la Liga Nacional.

El agente de Puig, Adam Katz, emitió una declaración el miércoles en la que dijo que su cliente estaba al tanto de los artículos noticiosos y entendía que la gente tuviera preguntas, pero que él no iba a hacer comentarios al respecto.

Un día después, en una entrevista con The Associated Press el jueves junto a su casillero en el AT&T Park de San Francisco, Puig dijo estar concentrado en ayudar a sus compañeros y en no pensar en nada negativo.

"Sólo estoy pensando en trabajar en las cosas que van a hacerme un mejor pelotero", afirmó Puig, que de nuevo se encontraba en la alineación titular para el final de la serie frente a los Gigantes después de salir de la banca el miércoles por la noche.

"Tengo excelentes compañeros que me están dando mucho apoyo esta temporada y (me ayudan) a concentrarme en la campaña cuando llego al estadio... Así no empiezo a pensar en nada negativo en el estadio. Sólo estoy pensando en las cosas que van a hacerme un mejor pelotero", agregó.

La declaración jurada de Despaigne fue interpuesta como parte de una demanda contra Puig. En ella, un hombre encarcelado en Cuba afirma que el pelotero lo acusó falsamente de contrabando de seres humanos con el fin de granjearse el favor de las autoridades cubanas en un intento por reingresar a la selección de béisbol de Cuba. Puig había sido retirado del equipo porque los cubanos temían que huyera del país.

A través de sus abogados, Puig ha rechazado las afirmaciones del hombre y desea que la demanda sea sobreseída.

Despaigne dijo que Puig era responsable de varios arrestos de contrabandistas de seres humanos en Cuba y que parecía estar ayudando a ambas partes para su propio provecho.

"Puig me dijo que, si él cooperaba con la seguridad estatal, se le permitiría regresar a la selección de béisbol (de Cuba)", afirmó el boxeador. "Parecía tener una especie de orgullo extraño en el número de personas que había enviado a prisión".

Los intentos de Puig por huir del país, de acuerdo con documentos judiciales, comenzaron a principios de 2011. Despaigne dijo que recibió una llamada de un hombre de Miami llamado Raúl Pacheco, un reparador de aire acondicionado y propietario de una empresa de reciclaje que ya había sido arrestado por robo en propiedad ajena y fraude con tarjeta de crédito, de acuerdo con registros públicos.

Despaigne indicó que Pacheco y varios hombres más le dijeron que podían sacar a Puig de Cuba a cambio del 20% de los futuros contratos del pelotero. Necesitaban que Despaigne le comunicara la oferta a Puig, algo que hizo, y el jugador estuvo de acuerdo con el plan.

Una llamada el jueves a un número con el nombre de Pacheco en el directorio telefónico fue respondida por un mensaje que afirmaba que ya no aceptaba correo de voz. No se encontró ningún número de teléfono para Despaigne.

Al año siguiente, Puig y Despaigne intentaron infructuosamente salir de la isla en cuatro ocasiones, de acuerdo con la declaración jurada, incluida una ocasión en que su bote fue interceptado por un navío del Servicio de Guardacostas estadounidense, el cual los devolvió a Cuba. Finalmente, varios contrabandistas con una lancha rápida los llevaron a Isla Mujeres, un poblado de pescadores en la península de Yucatán en México, no lejos de la ciudad turística de Cancún.

Despaigne dijo que Pacheco y sus inversionistas planeaban originalmente pagarle a los contrabandistas 250.000 dólares, pero decidieron que Puig valía 400.000. El grupo se quedó en un motel de Isla Mujeres durante un mes mientras ambas partes forcejeaban en torno al precio. Luego, los inversionistas de Miami hallaron a otro grupo de hombres para que llevaran a Puig, a Despaigne y a otras personas a la Ciudad de México.

Una semana después, Despaigne cruzó la frontera para ingresar a Texas y viajó a Miami con el fin de hospedarse con uno de los inversionistas. Fue allí que se enteró, de acuerdo con la declaración jurada, del 20% que Puig prometió pagarles y de las afirmaciones de los contrabandistas de que aún les debían dinero después de que Puig firmó su contrato con los Dodgers en junio de 2012.

Luego de la amenaza a punta de pistola, Despaigne dijo que uno de los inversionistas indicó que el contrabandista conocido como "Leo" sería "neutralizado". Aproximadamente un mes después, a Despaigne le dijeron que buscara a "Leo" en internet valiéndose de su nombre completo --Yandrys León-- y encontró que el hombre había sido muerto a balazos en Cancún.

En la declaración jurada, Despaigne se dijo preocupado de que le pase algo, e indicó que Puig ha cortado toda comunicación con él.