Víctor Martínez.

DETROIT -- Los Tigres completaron su primer ciclo de juegos interligas el fin de semana pasado con Víctor Martínez detrás del plato. Sin embargo, eso no significa que el venezolano no vaya a volver a la receptoría de vez en cuando para partidos dentro de la Liga Americana.

"Definitivamente, sería una opción", dijo el manager de Detroit, Brad Ausmus. "Probablemente lo sea un poco más (que antes)".

Pero no sería una opción regular. Como pelotero de 35 años con un historial de lesiones en la rodillas en un equipo que quiere su bate en el lineup, Martínez no va a estar detrás del plato más allá de unas pocas veces.

"Bueno, no quiero a Víctor detrás del plato-desde el punto de vista de la edad y la salud-de manera habitual", dijo Ausmus. "Pero creo que si todo va bien, es algo que ponderaría.

"No hay un juego específico que vea y que diga, 'Hey, Víctor debería estar de cátcher par este partido'. Pero podría surgir el caso más adelante. Yo o el cuerpo de coaches podríamos decidir que devolver a Víctor a la receptoría por un día podría ayudarnos".

La consideración es de tal seriedad que Martínez probablemente esté de receptor para algunas sesiones de bullpen, para mantenerse fresco en las habilidades necesarias para la receptoría.

A los Tigres les quedan cinco juegos más en la temporada en estadios de la Liga Nacional, pero ninguno en los próximos tres meses. Detroit jugará en Arizona del 21 al 23 de julio, además del 11 y el 12 de agosto en Pittsburgh.

Mientras tanto, el receptor titular de los felinos, Alex Avila, se encuentra en un difícil inicio de la campaña en cuanto a batea se refiere, ya que se ha ido de 23-3 (.130) hasta ahora, con 14 ponches.

"Ha batallado en términos de hacer buen contacto", dijo Ausmus acerca de Avila. "Pero ha sido un calendario difícil. Es más complicado para un bateador entrar en ritmo de esa manera. Inclusive, tuvo par de días en que ni siquiera tocó una bola ni un bate.