Terry Francona y Jason Giambi. (Jason Miller/Getty Images)

GOODYEAR, Arizona -- La organización de los Indios es un ejemplo de las decepciones deportivas que ha tenido la ciudad de Cleveland.

El equipo mostró bastante promesa a finales de los años 90, pero nunca pudo conseguir su primer título de Serie Mundial desde 1948. En la última década, la Tribu ha registrado solamente tres temporadas con foja positiva y ha estado buscando la fórmula para volver a la postemporada con frecuencia.

Después de participar en los playoffs por primera vez en seis años la temporada pasada, los Indios tienen hambre de volver. Los jugadores en el clubhouse visten camisetas con la frase "asuntos por resolver", lo que sin duda es motivación para llegar más lejos del Juego del Comodín de la Liga Americana que disputaron en el 2013.

Ahora, de nuevo, las esperanzas de la ciudad de Cleveland están sobre la Tribu.

"Sé que los aficionados están entusiasmados", expresó el bateador designado veterano Jason Giambi. "Tenemos un buen núcleo de jugadores que ha regresado. Siempre digo que un equipo que permanezca intacto durante algunos años siempre seguirá mejorando, debido a esa unión que sirve como ventaja".

Giambi puede dar varios ejemplos de lo que es un equipo exitoso, pero no hay mejor maestro que la experiencia por cuenta propia.

"He estado en varios equipos y he tenido la oportunidad de ganar en muchas organizaciones", dijo Giambi, quien ha participado en nueve postemporadas con cuatro equipos diferentes. "No puedes simplemente decirles a los jugadores jóvenes cómo se siente estar ahí -- deben vivirlo. El año pasado respondieron tremendamente pese a nunca haber estado ahí.

"Cuando sabes lo que es jugar en la postemporada y estar en la pelea en septiembre, es emocionante y quieres estar ahí".

Para complementar al núcleo de jugadores del 2013, en la temporada muerta los Indios firmaron a varios jugadores que tienen historial en la postemporada, incluyendo al cerrador John Axford.

En su carrera el derecho ha lanzado en dos postemporadas -- en el 2011 con los Cerveceros y en el 2013 con los Cardenales -- y llena el vacío que Cleveland tenía para las últimas entradas.

La adición de Axford y David Murphy, quien fue parte de tres postemporadas con los Rangers, demuestra que los Indios están agregando piezas sobre una sólida base que ya tenían. Con el éxito y la experiencia llega la confianza, algo que Axford notó cuando entró por primera vez al vestidor de la Tribu.

"Hay un ambiente entre estos muchachos de lo que sienten por este equipo", señaló Axford. "No es nada fuera de lo común. Puede ser simplemente que todos los muchachos pasen tiempo juntos. Les encanta ser parte de este club y eso puede ser parte de la confianza que existe aquí".

Axford y Giambi han estado del otro lado de esta situación, donde las victorias no llegan con tanta frecuencia. Ahí es cuando el béisbol, en lugar de ser un juego, comienza a sentirse como un trabajo, según Giambi.

"Si no estás en una lucha por el banderín en septiembre, piensas más en asegurar un puesto el próximo año y en terminar bien para tener buenas estadísticas", indicó Giambi. "Te llenas de presión y es difícil jugar así porque éste es un juego lleno de fracasos. Se convierte en algo agotador.

"Pero cuando estás en plena pelea, no sientes tanta presión individual porque llegas al estadio para ganar y ya. Nadie piensa en lo que tú hagas a nivel individual. Puedes hacer un toque de bola o negociar una base por bolas, con tal de ayudar al equipo a ganar. Es divertido jugar así porque no importan las estadísticas personales -- se trata de llegar a los playoffs".

Los Indios no han participado en postemporadas consecutivas desde 1999. Aunque todavía no ha comenzado la campaña, la experiencia de octubre que los jugadores en el roster tienen sería lo que necesiten para llegar más lejos.

"Los muchachos tienen hambre de triunfar y Cleveland quiere volver a vivir el éxito", declaró Giambi. "Cuando subí a las Grandes Ligas en 1995, no había otro lugar como Cleveland. Es hora de que eso vuelva a suceder".