Yoenis Céspedes.

OAKLAND, California -- Con un swing más compacto y la confianza que le brinda un régimen de entrenamiento con el que sumó 15 libras de músculo, Yoenis Céspedes quiere olvidar todas las frustraciones del año pasado.

El toletero cubano quiere realizar más y mejor contacto con la pelota, sin olvidar el poder con el bate que lo ha convertido en toda una sensación con los Atléticos de Oakland. Céspedes, ganador del derbi de jonrones de 2013, espera que esa sea la fórmula para superar los 26 bambinazos que logró la temporada pasada.

"Es posible que tenga algo menos de poder. Si antes un jonrón era de 430 pies, ahora será de 410", dijo Céspedes con una sonrisa. "Pero quizás pueda hacerlo con más frecuencia".

Céspedes considera que 2013 no fue una buena campaña, y señala que tuvo dificultad para lidiar con los altibajos. El cubano fue el campeón del derbi de jonrones, al mismo tiempo que celebró la llegada de su familia a Estados Unidos, pero también lidió con lesiones y una merma en su promedio de bateo, de .292 en 2012 a .240.

"Creo que debí ser más fuerte mentalmente", señaló Céspedes el sábado en una actividad con fanáticos de los Atléticos. "Como atleta, hay cosas que no te salen bien, y tienes que ser fuerte de mente. Quizás esa es una de las razones por las que no me fue tan bien el año pasado".

El jardinero de 28 años decidió elevar el nivel de sus entrenamientos durante las vacaciones. No necesariamente el volumen, sino la intensidad.

A Céspedes le restan dos años en el contrato por cuatro años y 36 millones que firmó en febrero de 2012.

El oriundo de Granma indicó que está ansioso por firmar un contrato a largo plazo, e incluso contempla la posibilidad de jugar toda su carrera con el equipo con el que ganó títulos consecutivos de la División Oeste de la Liga Americana.

"Siempre vas a tener altibajos. El año pasado tuve un mal momento, y no pude recuperar toda la temporada. En 2012, tuve momentos buenos y malos", señaló.

Ahora tiene la intención de manejar mejor esos momentos, algo que tiene contentos a los Atléticos.

"Obviamente, es un tipo duro, ves a un tipo que juega bien en los partidos importantes, y que se inspira en los momentos importantes", comentó el manager Bob Melvin. "A veces es más difícil para las personas con ese tipo de talento pasar por momentos difíciles, y quizás él cree que tiene luchar más para superarlos. Creo que eso es madurez".