(licey.com)

ISLA DE MARGARITA, Venezuela - Cuando Manny Acta tomó la decisión de asumir la gerencia general de los Tigres del Licey en la República Dominicana, tomó por sorpresa a algunas personas, ya que el quisqueyano pasaba de ser manager de Grandes Ligas a un rol que nunca había ejercido.

Sin embargo, la primera temporada de Acta como ejecutivo fue todo un éxito por los predios del Licey, que conquistó el campeonato número 21 de la franquicia en la Liga Dominicana al derrotar a los Leones del Escogido cinco victorias por tres en la serie final al mejor de nueve.

"Fue un reto, por eso lo acepté", dijo Acta, cuya trayectoria en el béisbol profesional remonta a 1986. "Era algo que yo nunca había hecho y lo hice por el llamado de la directiva de los Tigres y la llamada de la fanaticada azul, que tenían una sequía de cinco años (sin ganar una corona). Pasó la temporada y todo ha sido exitoso hasta ahora.

"Aun así, hubiese preferido ser manager, porque el manager llega y tiene que trabajar por tres meses. El gerente tiene que trabajar los 12 meses".

Acta, quien compiló marca de 372-518 en seis temporadas como dirigente de la Gran Carpa del 2007 al 2012 con los Nacionales e Indios, amplió su currículum en el béisbol este invierno. Conocido como un verdadero "hombre de la pelota" por su trayectoria como manager de ligas menores, además de coach y dirigente a nivel de Grandes Ligas, el oriundo de San Pedro de Macorís aprendió facetas totalmente nuevas en el manejo diario del equipo más exitoso en la historia de la Liga Dominicana.

"Tenía que negociar contratos, lidiar con agentes y reestructurar tres equipos diferentes por todas las vicisitudes que pasan en la Liga Dominicana invernal", relató Acta, de 45 años. "Los jugadores americanos firman por un mes, entonces después de Thanksgiving, Día de Acción de Gracias tienes que buscar otro equipo y después de Navidad tienes que buscar otro equipo. Es en realidad un reto diario".

Acta armó un equipo gerencial que le puso énfasis en la nueva tecnología y los datos avanzados en la "sabermetría". Su gerente general asistente, Carlos José Lugo, y otros integrantes de la directiva azul especialistas en tal materia buscaron las mejores opciones no sólo en la construcción del roster, sino también en la conformación del lineup día por día.

Y por supuesto, Acta tuvo que familiarizarse con la forma en que funciona la administración de un equipo profesional de béisbol en áreas totalmente ajenas al terreno de juego.

"Al final aprendí mucho, porque también tenía que estar bregando con presupuestos y cosas así que yo nunca había hecho en el pasado", dijo el ex prospecto de los Astros de Houston. "Valió la pena. Fue algo que en mi carrera que me va a ayudar".

Los éxitos de Acta en su nueva faceta no sorprenden a mucha gente. El boricua Carlos Baerga, quien dirige a los Indios de Mayagüez en esta Serie del Caribe, conoce al dominicano de cuando éste era piloto de Cleveland y Baerga era instructor de dicho equipo en los entrenamientos de primavera.

"Es uno de los hombres de béisbol de más respeto", dijo Baerga. "Como fue coach de los Expos de Montreal, sabe cómo manejar los retos en cualquier situación".

Además de su paso por el béisbol en los Estados Unidos-que ahora incluye un alto perfil como comentarista en el programa "Baseball Tonight" de la cadena ESPN-Acta tiene un historial notable con los Tigres del Licey, siendo manager campeón con los felinos en el 2003-04 y llevando a los azules a la corona de la Serie del Caribe ese mismo año. Ahora, por supuesto, falta el último paso de este invierno de alzar el trofeo de campeón en la Serie del Caribe 2014.

Más allá de eso, el veterano de la pelota no tiene planes concretos aparte de su rol como figura de la televisión. Deja en claro que no le interesa volver a ser coach a nivel de Grandes Ligas, aunque manager sí, en caso de volver a presentarse la oportunidad.

"ESPN, eso es lo que sigue para Manny Acta", comentó al respecto. "Ahora mismo estoy feliz y contento de estar en ESPN. Estoy haciendo lo que me gusta, que es hablar de béisbol.

"Mientras esté haciendo eso, estaré feliz".