LEESBURG, Virginia - En el verano del 2008, el prospecto en boca de todos era el derecho Michael Ynoa, quien en julio de ese año recibió un bono de US$4.25 millones de los Atléticos-suma récord para un fichaje internacional en ese entonces.

Sin embargo, la trayectoria del pitcher dominicano no ha sido nada fácil. Las lesiones, incluyendo una cirugía Tommy John en el 2010, le han puesto obstáculos al desarrollo del puertoplateño en el sistema de Oakland.

Desde el 2012, Ynoa-recuperado de la operación para reconstruirle el codo de lanzar-trata de recobrar la forma y el tiempo perdido. A sus 22 años, el joven aún se perfila como futuro integrante de la rotación abridora de Oakland.

"Me siento bastante bien, gracias a Dios", dijo Ynoa, uno de los invitados al Rookie Career Development Program para los prospectos con buenas posibilidades de estar en Grandes Ligas en un futuro cercano. "Me siento 100% saludable y ready para el spring training. He estado trabajando fuerte para eso y me siento bien."

Luego de perderse todo el 2011 por la cirugía en el codo, Ynoa volvió a la acción al año siguiente. La temporada pasada, entre Clase-A y Clase-A avanzada, el quisqueyano tuvo efectividad de 3.69 en 22 partidos (21 aperturas) y 75.2 entradas, con 68 ponches y 35 bases por bolas.

Lo que ha hecho Ynoa las últimas dos campañas le ha valido la condición de prospecto número 2 de los Atléticos, según MLB.com. Debido a las lesiones, el diestro ha perdido algo del potencial en cuanto a la recta se refiere-su bola rápida se ha medido mayormente entre las 90 y 93 millas por hora. No obstante, con un cambio de velocidad y una curva decentes, Ynoa todavía aspira a causar un impacto en la Gran Carpa.

El mismo Ynoa-de 6 pies y 7 pulgadas de estatura-reconoce que todavía le falta afinar sus pitcheos secundarios para poder dar el próximo paso.

"Aunque estén mejorando, hay que seguir trabajando para poderlos perfeccionar", dijo al respecto.

TODA UNA ODISEA DESDE EL 2008
Con tantas expectativas y tanta atención generada por su firma con los Atléticos hace cinco años y medio, hubo presión para cumplir con las expectativas.

Definitivamente, Ynoa la sintió.

"Si, tuve un poco de miedo", reveló. "Pensé, 'Bueno, si me dieron todo es dinero voy a tener mucha presión'.

"Si no (hacía) un buen trabajo me iban a hablar mal o decirme, 'Tú, con todo ese dinero que te dieron y no has hecho el trabajo'."

Según el derecho, quien fue convocado al Juego de las Futuras Estrellas la temporada pasada, ya no ve las cosas de esa manera.

"Después no le di mente a eso y mi mente fue nomás tratar de hacer mi trabajo, que es lo que sé hacer, y no hacer más de lo que puedo".

Ynoa-al igual que muchos allegados y mucha gente en los predios de los Atléticos--temió por su carrera cuando se lesionó hace casi cuatro años. Pero con el tiempo ha podido superar ese reto también, para conservar las posibilidades de realizar su sueño.

"Cuando me operaron pensé que mi carrera se iba a terminar y que ya no podía jugar, que es lo que más quería", relató. "Pero después, cuando comencé a tener la rehabilitación, me dije que sí podía y que tenía que trabajar, dar el 100% y seguir hacia adelante".

Los 75.2 innings tirados por Ynoa la temporada pasada fueron, por mucho, la mayor cantidad de su carrera. El 2014 representa un fuerte reto, con la meta de aumentar su carga de trabajo y a la vez subir posiblemente a Triple-A…¿Y quién sabe si podría darse una "tacita de café" con el equipo grande en septiembre?

"Mi perspectiva y mi meta es estar saludable desde el principio hasta el final, porque ése es uno de los problemas que me han pasado", dijo Ynoa acerca de la próxima temporada. "Pero gracias a Dios tengo dos años ya (en salud) y esperamos seguir hacia adelante".