Pedro "Mago" Septién.

MÉXICO -- Pedro Septién, que lo mismo narró los grandes juegos de Fernando Valenzuela en las Grandes Ligas para la televisión que una pelea ficticia de boxeo protagonizada por Pedro Infante en la Época de Oro del Cine mexicano, ha fallecido, informó la empresa Televisa, para la que el cronista trabajó durante décadas. Tenía 97 años.

Nacido en 1916 en el estado central de Querétaro, el "Mago" Septién debutó en la radio en 1938 y fue pionero de la televisión mexicana, que comenzó transmisiones en 1950. Un año después se ganó su mote cuando, tras cortarse la transmisión de un juego de béisbol, narró completas las nueve entradas, basándose sólo en la información del boxscore y la tirilla que llegaban en los cables de las agencias informativas.

"El espectáculo tenía que seguir", rememoró una vez, entrevistado por la televisión, respecto de aquel pasaje. "Si no había crónica se acababa el evento, así que mejor tú lo inventabas".

Y es que Septién fue también un hombre del espectáculo.

Participó en una decena de películas, la mayoría de las veces interpretándose a sí mismo mientras narraba las aventuras deportivas de algún protagonista. Entre las cintas en que colaboró figuran "Pepe el Toro", protagonizada por Infante en 1947; "El beisbolista fenómeno" con el comediante "Resortes" en 1952, y "Campeón sin Corona", dirigida por Alejandro Galindo en 1945 y estudiada por más de un intelectual mexicano, incluido el fallecido escritor Carlos Monsiváis, como una referencia obligatoria para conocer la psicología del mexicano.

"Dejó una historia en su forma de narrar, sobre todo por lo que hizo en la radio", dijo el comentarista mexicano José Ramón Fernández en la cadena ESPN, al hablar sobre el deceso. "Fue un hombre de gran memoria y con una estupenda forma de expresarse".

Integrante del Salón de la Fama del béisbol mexicano desde 1988, Septién bautizó a esta disciplina como "El Rey de los Deportes".

También describió al béisbol como "demasiado deporte para ser negocio y demasiado negocio para ser deporte", o una disciplina que "construye monumentos y destruye catedrales".

"El béisbol, algo tan sencillo como una pelota y un bate, y tan grande como el espíritu de América que simboliza", era otra de las frases que usaba con frecuencia para condimentar la crónica del juego, a la que acudía siempre con un legajo encuadernado en el que guardaba de todo: boxscores, recortes de periódicos y fotos de Babe Ruth, Ted Williams o Beto Ávila, el único mexicano que ha ganado el campeonato de bateo en las mayores, con los Indios de Cleveland en 1949.

"Siempre cargaba con ese libro, cuando viajaba en el metro o en el camión (autobús), porque nunca le gustó manejar", dijo Antonio de Valdés, cronista de Televisa, quien debutó hace tres décadas como compañero del "Mago", ya entonces un veterano. "Fue toda una época en la radio y la televisión de nuestro país, con una gran personalidad e imaginación".