Aníbal Sánchez. (Lon Horwedel/AP)

DETROIT - El lunes no fue el día de Aníbal Sánchez.

Después de encabezar la Liga Americana en efectividad en la temporada regular, el venezolano permitió tres jonrones y seis carreras (cinco limpias) en la derrota de los Tigres ante los Atléticos por 6-3 en el Juego 3 de la Serie Divisional de la Liga Americana.

Ahora contra la pared, Detroit tratará de evitar ser eliminado el martes en el Juego 4.

"Me gustaría saber qué pasó", dijo Sánchez, quien concedió un total de ocho hits, con seis ponches y dos bases por bolas en 4.1 entradas vs. Oakland. "Son bastante buen equipo. Le dieron bien a mis pitcheos secundarios".

Lo sorpresivo fueron los tres cuadrangulares, conectados por Josh Reddick, Brandon Moss y Seth Smith. Durante la campaña regular, Sánchez permitió apenas nueve vuelacercas en un total de 182.0 innings. Su proporción de 0.445 jonrones por cada nueve entradas fue la mejor de la Liga Americana.

"Fue la localización", afirmó Sánchez. "Los pitcheos estuvieron por el medio y altos; ellos aprovecharon".

El manager de los Tigres, Jim Leyland, quería confiar en el maracayero, dejándolo en el quinto episodio aun después del bambinazo de Moss. Pero luego del batazo de Smith, eso era todo.

"Obviamente no estuvo bien", dijo Leyland. "A veces empieza un poco lento y crees que va a reponerse. Hoy no lo hizo.

"Hizo par de pitcheos bastante malos ese último inning ante Moss y Smith".