Cleveland llegó al 7 de mayo con 44 jonrones colectivos, líder de la Liga Americana.

CLEVELAND -- El jonrón de 460 pies de distancia de Mark Reynolds el lunes aterrizó justo frente a la pizarra de las gradas del jardín izquierdo en el Progressive Field-un batazo descomunal de verdad.

De hecho, son muchas bolas bateadas por los Indios en lo que va del 2013 que han volado la cerca. Con cuatro cuadrangulares en una victoria sobre Oakland en el primer juego de su serie en Cleveland, la Tribu llegó a 44 bambinazos en total, un promedio de 1.52 por partido-la mayor proporción en Grandes Ligas.

"Ese es un buen departamento para encabezar", dijo el manager de los Indios, Terry Francona.

Efectivimente, el equipo de Cleveland ha conectado un jonrón por cada 23.05 turnos, cuando el promedio del resto de la Gran Carpa es de 32.64 turnos por cada vuelacercas.

Algo que llama la atención es que este poder de la Tribu se ha visto en rachas.

"Si ves nuestro juegos", dijo Reynolds, "o nos están aplastando o nosotros estamos apabullando a la oposición."

Definimos eso como un juego decidido por cinco carreras o más-o por lo menos es así en BaseballReference.com. Cleveland ha jugado 12 partidos de esa naturaleza-siete victorias y cinco derrotas-en 20 encuentros.

De esta manera, el trabajo de la parte trasera del bullpen ha sido esporádico y la ofensiva del equipo-dependiendo del día-puede ser la más dinámica del mundo o la más aburrida. Los Indios han anotado 7.8 carreras por juego en sus triunfos y 2.29 por encuentro en sus derrotas.

Entonces, no es fácil saber qué clase de equipo tiene Cleveland para esta temporada, sobre todo tomando en cuenta que su primer bate de lujo, Michael Bourn, se ha visto limitado a 10 partidos por lesión.

Por el momento, la Tribu parece estar en un ciclo de "todo o nada", aunque Francona no lo ve así necesariamente. Para el piloto veterano, sus pupilos no dependen únicamente del batazo largo.

"Creo que tenemos un equipo de mucha velocidad", dijo Francona. "Abanicamos a veces y sabíamos eso (llegando a la temporada). Creo que en la última semana o 10 días, hemos extendido bien los innings para aprovechar ciertas cosas. Nos hemos visto mejores en el juego situacional."

Eso mismo se vio el viernes, cuando Jason Kipnis sorprendió a los Mellizos con un toque de hit por el lado izquierdo del cuadro para empujar al brasileño Yan Gomes. Pero cuando el 41% de tus juegos se deciden por cinco carreras o más, no es fácil destacar la calidad del juego "situacional".

"No ha habido mucha oportunidad para (robos de base)", dijo Reynolds. "Una vez haya más muestra y juguemos partidos más cerrados, sobre todo con Bourn de regreso, creo que verás la velocidad y las cosas pequeñas tomarán más importancia."

Mientras tanto, los Indios sobreviven con las cosas grandes, como su batazo de 460 pies (uno de sus 10 jonrones ya en la temporada).

Además, la banca ha sido bien productiva. Con Bourn fuera de acción, Ryan Raburn fue nombrado el Jugador de la Semana el lunes. Mike Avilés (OPS de .744 en 56 veces al plato) y Jason Giambi (OPS de .821 en 36 veces) también han puesto su granito de arena.

"Así es que tu equipo empieza a formar su personalidad y su identidad", dijo Francona. "Hemos utilizado a todos en nuestro club."

Los Indios han estado cerca de la marca de .500 durante la mayor parte de la joven campaña; ésa podría ser la identidad de un equipo con tantas interrogantes en el cuerpo monticular. Doce de sus 15 victorias han sido contra equipos con récord perdedor ahora mismo. Pero hemos dicho todo el tiempo que si la rotación puede estar por el promedio de la liga (y las últimas dos salidas del dominicano Ubaldo Jiménez han sido bien alentadoras en ese sentido), los bates de Cleveland podrían poner las cosas bien interesantes.

Hasta ahora, los bates han hecho lo suyo en rachas-fascinante y frustrante, dependiendo del día. Cuando están encendidos, llevan lejos al equipo.

Para ser exacto, 460 pies.