Bryce Harper. (AP)

WASHINGTON - Desde que hizo su debut en Grandes Ligas el 28 de abril del 2012, se han esperado cosas grandes de Bryce Harper en los Nacionales. Claro, Harper llevaba la etiqueta del "Lebron James" del béisbol mucho antes de que Washington lo eligiera con la primera selección del draft amateur del 2010.

Con justo un año de carrera en la Gran Carpa, se puede decir que Harper ha cumplido con las expectativas-hasta ahora.

Aparte de ser el Novato del Año reinante de la Liga Nacional, el jardinero es ahora mismo el mejor bateador de los Nacionales y está poniendo récords de la franquicia. Por ejemplo, lleva nueve jonrones y 18 empujadas, ambas marcas para el equipo de Washington en el mes de abril. También está entre los líderes del Viejo Circuito con promedio de .360 y porcentaje de embasarse de .444.

Si uno habla con Harper acerca de lo que ha logrado a los 20 años, el toletero dirá que es muy temprano para analizar lo que ha hecho en el terreno de juego.

"En realidad no he pensado mucho en eso. Soy el tipo de persona que pone todo en el pasado y mira hacia adelante", dijo Harper. "Vivo por el momento. Trato de mejorar cada día, ser el mejor pelotero posible y jugar de la manera correcta."

El manager de los Nacionales, Davey Johnson, conoce a Harper desde que el guardabosque estaba en la escuela secundaria. El capataz no se sorprende con lo que ha logrado Harper desde que llegó a Grandes Ligas.

"Si lo conoces, sabes que no es (sorpresa). Él probablemente piense que esté teniendo un año por debajo", bromeó Johnson. "Hablé con él el año pasado y, aunque tuvo tiempos malos siempre mantuvo una buena mentalidad. Él espera mucho de sí mismo. Esa es una buena cualidad."

Harper había tenido un comienzo lento en Triple-A Syracuse en el 2012, antes de ser subido al equipo grande. Pero los Nacionales necesitaba más ofensiva, ya que el tercera base Ryan Zimmerman había sido colocado en la lista de lesionados.

A pesar de su bajo promedio de .243 con Syracuse, el gerente general de Washington, Mike Rizzo, quedó convencido de que Harper podía ayudar al equipo grande al verlo jugar en sus últimos tres compromisos con Syracuse. A los Nacionales también les hacía falta un bate zurdo en el lineup.

En su debut ante los Dodgers en Los Angeles, Harper se fue de 3-1 en una derrota de los capitalinos por 4-3.

"Estaba bien contento de decirles a mis padres que iba a estar en Grandes Ligas y que lo iba a hacer en L.A., que es cerca de casa (Harper es oriundo de Las Vegas, a cuatro horas en automóvil de Los Angeles)", comentó Harper. "Iba a tener presentes a mis amigos y a mi familia. Fue un momento especial.

"No estaba seguro si iba a quedarme (en las mayores) o si iba (a regresar a liga menor). Iba a aprovechar esos 15 días (que sabía que iba a estar con el equipo grande) y jugar con todo, trabajar lo más que pudiera. Quería marcar la diferencia y de verdad tratar de hacer las coas de la manera correcta en este juego, jugar duro y tratar de marcar la diferencia cada vez que saliera a jugar."

Los que ven jugar a Harper de manera regular saben que es uno de los mayores motivos por los que los Nacionales han sobrevivido un calendario difícil al principio de esta campaña. El coach de bateo de Washington, Rick Eckstein, dice que Harper tiene una pasión increíble por el juego.

"Suena muy repetido ahora, pero el hombre llega al terreno todos los días con una pasión por ser el mejor", dijo Eckstein. "Estudia, trabaja, habla con todo el mundo (buscando) consejos. Es muy disciplinado en sus hábitos. Es un joven impresionante en todos los sentidos."

Al Kaline ganó un título de bateo con Detroit a los 20 años en 1955. ¿Podrá Harper igualar la hazaña 58 años después?

"No veo por qué no", dijo Eckstein al respecto. "No siempre mido los éxitos por el promedio de bateo, sino otras cualidades. Todo lo que él enseña-habilidad y feeling por el juego, por hacer los ajustes…entonces sí, no creo que (un título de bateo) esté fuera de las posibilidades."

Harper es el primero en decir que no es perfecto. Tiene la tendencia de volar al hombre del corte en sus tiros, además de a veces cometer errores corriendo las bases.

"No es cómo empiezas, sino cómo terminas. De verdad creo eso", dijo Harper. "Trato de mantenerme equilibrado, sin los altibajos. Trato de mejorar en todo lo que pueda, sea bateo, corrido de bases o defensa.

"Lo único que puedo hacer es ayudar a mi equipo a mejorar, tener éxitos en el terreno y tratar de que las cosas sean buenas para nuestro equipo."