Wilson Ramos

ORLANDO, Florida -- El receptor venezolano de los Nacionales, Wilson Ramos, tendría que completar una tarea antes de que Washington lo declare listo para ver acción en los Entrenamientos de Primavera: deslizarse.

Ramos, quien se ha estado recuperando de un desgarre en un tendón de la rodilla derecha que sufrió en mayo, dijo que su rodilla ha mejorado del 80 al 95 por ciento desde que llegó a los entrenamientos, y que ha hecho todos los ejercicios de pretemporada, excepto participar en juegos. Su volumen de trabajo ha aumentado tras estar detrás del plato para sesiones del bullpen en días consecutivos. Ha bloqueado pelotas y ha continuado sus prácticas de bateo.

"Durante una semana he dicho que está listo para jugar, pero ¿quién sabe?", expresó el piloto de los Nacionales, Davey Johnson. "No hay prisa…pero no vio acción todo el año pasado y no participó en la pelota invernal. Quería que bateara un poco. Pero en las prácticas de bateo ha lucido bastante bien. Veo bien su swing".

Ramos -- quien no viajó para el compromiso de los Nacionales contra los Bravos -- indicó que espera deslizarse ya para ver acción a mediados de marzo. Johnson confía en que Ramos será parte del roster de Washington para el Día Inaugural, pero Ramos probablemente necesite tiempo para que ocupe el papel de titular que tenía antes de que sufriera la lesión.

"Se siente bastante cómodo con todo lo que hace", declaró Johnson. "Prefiero avanzar con cautela antes de que sea incluido en los partidos. Siente que ya está cerca, pero si los médicos le dan el visto bueno, estaré listo para dejarlo salir al terreno".

Ramos posiblemente comience a jugar como bateador designado antes de pasar a la receptoría.

"No veo la hora de eso", manifestó Ramos. "Estaré muy contento cuando esté en el terreno. He estado esperando ese momento".