Bryce Harper.

VIERA, Florida – En el 2012, Bryce Harper alcanzó niveles sin precedentes para un adolescente en Grandes Ligas, siendo convocado al Juego de Estrellas, formando parte de un equipo de Washington que ganó su división y ganando el premio al Novato del Año de la Liga Nacional.

Fue apenas en noviembre que la sensación de los Nacionales tuvo la oportunidad de desacelerarse. Se pasó mucho tiempo con su familia—su hermano Bryan también pertenece a la organización de Washington—y con su perro, que es de mucha importancia para él.

El jueves, volvió Harper al ambiente beisbolero con luces y cámaras, terrenos de juego y spikes. Ahora le toca seguir construyendo a base de lo que hizo hace un año.

"Sigo siendo ese joven ahí en el terreno", dijo Harper, ahora con 20 años. "Aún voy a jugar cada partido al 120%. Si estoy lesionado, casi muriéndome, no importa. Voy a salir a trabajar duro jugar de la manera correcta."

En el 2012 Harper se convirtió en uno de apenas 17 jugadores con menos de 20 años desde 1893 que califican para un título de bateo. También alcanzó el mayor total de bases (254) y conectó la mayor cantidad de extrabases (57) de cualquier adolescente en la historia, además de registrar la segunda mayor cantidad de bases por bolas (56), jonrones (22), bases robadas (18) y anotadas (98) de todos los tiempos entre los teenagers.

Sin embargo, es imposible saber qué esperar de él en el 2013. Harper llegó a los entrenamientos de los Nacionales más grande y más fuerte en la parte superior del cuerpo; afirma el guardabosque que pesa 230 libras ahora, con la meta de estar en 220 para el Día Inaugural.

Debido a la firma de Denard Span de parte de Washington, lo más probable es que Harper esté en el jardín izquierdo la mayor parte del tiempo y hasta podría tener un nuevo puesto en el orden de bateo. Habrá que ver cómo el manager Davey Johnson conformará el lineup diario del equipo con Span, Jayson Werth, Harper y Ryan Zimmerman.

"En realidad todo encajó bien el año pasado, con Jayson y Harp (bateando primero y segundo), porque los lanzadores tenían que usar todo lo que tenían y hacían muchos pitcheos ante esos primeros dos", dijo Johnson. "Y sé lo mucho que le gustó eso a Zim y al resto de los muchachos en el lineup, porque veían todo el repertorio del pitcher contrario."

Claro, cualquier transición que tenga que hacer Harper ahora no será más difícil que la que realizó después de ser seleccionado en el draft amateur de la Universidad del Sur de Nevada, donde jugó mayormente como receptor.

"Sé que no voy al bullpen", bromeó Harper acerca de los posibles cambios. "Empecé (en el jardín izquierdo) el año pasado. Entonces, se trata simplemente de otra posición en la que uno hace algunas jugadas, tira para atrapar a algunos corredores y batea. Eso es lo más importante. Mientras esté en la alineación, mientras esté bateando o haciendo lo que sea para ayudar a este equipo, eso me convendrá."

Harper tiene el lujo de haber jugado en 139 partidos y haber ido al plato casi 600 veces a nivel de Grandes Ligas cuando comience su segunda temporada en la Gran Carpa el 1ro de abril vs. los Marlins.

Afirma Harper que este año su meta es ganar la Serie Mundial. Y Johnson sabe que para que eso sea posible, su joven estelar tendrá que ser protagonista.

"Bryce es Bryce", dijo Johnson. "Es bien competitivo. Está entregado al 100%. Pero también es inteligente. Estudia el juego. Estoy seguro de que eso no va a cambiar. Sabe lo que (la oposición) trata de hacer y estudia videos, así que está más preparado este año. Tuvo un pequeño bajón (en medio de la temporada pasada) pero luego respondió. Esa clase de experiencia no tiene precio.