(AP)

NUEVA YORK - Desde todos lados han llegado los llamados a sacar del puesto de tercer bate a Alex Rodríguez, quien en los primeros dos encuentros de la Serie Divisional de la Liga Americana bateó de 9-1 con cinco ponches por los Yankees contra los Orioles.

Sin embargo, el manager de Nueva York, Joe Girardi, ha insistido desde el principio de esta serie en que no se inclina a alterar su lineup y que aún confía en la habilidad de A-Rod de dar la cara al bate. Siguiendo ese lineamiento, Girardi volvió a colocar a Rodríguez como tercer bate (bateador designado con Eric Chávez en la antesala) para el Juego 3 de la serie el miércoles en el Yankee Stadium.

"Confío en nuestros muchachos", dijo Girardi al explicar su decisión. "Estoy con él todos los días. Veo a diario la mentalidad de todos, y es importante que ellos confíen en mí.

"La otra cosa es que jugamos un béisbol con ambiente de playoff en septiembre y los primeros tres días de octubre (en la lucha por la postemporada), cuando Alex bateó tercero. Ganamos muchos juegos con un lineup que mantuvimos consistente y los muchachos sabían dónde iban a estar todos los días; creo que hay algo positivo en eso."

Esta no es la primera vez que Rodríguez, de 37 años y en su novena temporada en el Bronx, es criticado por una falta de rendimiento en postemporada.

Con la excepción del 2009, cuando A-Rod arrasó al bate contra los Mellizos, Angelinos y Filis para ayudar a los Yankees a coronarse campeones, el toletero ha dejado algo de desear en playoffs con los Mulos.

El año pasado en la única ronda que jugó Nueva York, Rodríguez dio dos hits, sin extrabases, en 18 turnos (.111) con seis ponches en la derrota de los Yankees ante los Tigres en cinco juegos. Tampoco rindió mucho los playoffs del 2005 al 2007, ante Angelinos, Tigres e Indios, respectivamente.

Ahora, luego de una campaña regular acortada por lesión en la que tuvo promedio de .272 con 18 jonrones, 57 empujadas y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .783, Rodríguez vuelve a estar en el ojo del huracán en octubre.

No obstante, Girardi no quiere alterar nada por el momento.

"Creo que cuando mueves a un jugador, eso puede afectar no sólo a ese pelotero, sino al equipo entero", manifestó el capataz. "A veces mover a un jugador te causa mover a dos o tres, hasta cuatro más, porque tu lineup está construido para proteger a los zurdos de los enfrentamientos difíciles, así que ésa es una preocupación también.

"Entonces, sé que la gente habla de por qué no haces esto o aquello. No siempre es tan fácil sencillamente mover a un jugador."