(AP)

Octubre ya está aquí y hay mucho qué predecir en la postemporada de Grandes Ligas. Cada quien tiene una perspectiva diferente sobre cuál es la clave para ganar en los playoffs, lo que hará que un equipo destaque de los demás y llegue lejos.

La verdad es que nadie sabe con exactitud lo que sucederá. Lo divertido de la postemporada es lo impredecible de ésta. Cinco equipos comodines se han llevado la Serie Mundial. En 14 de los últimos 17 años, el club con el mejor récord no ha podido ganar el Clásico de Otoño. Todos hemos tratado, pero ninguno de nosotros hemos descubierto esa "fórmula mágica".

Por dar un ejemplo, los muchachos de Baseball Prospectus presentaron una fórmula hace algunos años llamada "la salsa secreta", la cual pareció aportar al menos la base de cómo ganar en octubre. Pero cuatro años más tarde, el sitio de Internet retiró la fórmula después de una serie de resultados que parecieron indicar que ésta era menos efectiva de lo que originalmente se pensó. Esa es una indicación de lo que tenemos enfrente: Ni siquiera los expertos en números tienen un modelo en el que pueden confiar ampliamente.

Al final todo esto nos demuestra que el béisbol es un deporte difícil de descifrar, y todo puede pasar en una serie a ganar cinco de siete juegos. Entonces, en lugar de pretender mostrar que existe un método certero de predecir al campeón, echémosle un vistazo a algunos aspectos que las recientes Series Mundiales han tenido en común.

Esta información data solamente desde 1995, el primer año en que se jugó con tres divisiones por liga, porque es un reto diferente ganar tres series que dos o una. Es una ingeniería inversa, en lugar de acudir a la ciencia, pero de cualquier forma es divertido repasar estos datos.

La parte alta de la rotación: Esta es sabiduría de la vieja escuela del béisbol, y los números recientes lo comprueban. Contar con profundidad en la rotación es bueno, pero los campeonatos se ganan con abridores de primer nivel.

Los últimos ganadores de 17 Series Mundiales tuvieron un promedio de 2.18 pitchers que estuvieron renqueados entre los primeros 20 en victorias, 1.65 entre los primeros 20 en promedio de efectividad, y 1.65 que estuvieron entre los mejores 20 en ponches.

En conclusión, los equipos que ganaron en octubre contaron con lanzadores al frente de su rotación que fueron capaces de lanzar innings de gran calidad.

Atrapa la bola: La defensa cuenta, y mucho. Cuenta en la temporada regular, y cuenta en la postemporada. Mientras los márgenes de error se achican en octubre, no regalar outs o bases extra es vital, y asegurarse de cuando los pitchers hagan buenas pitcheadas, las bolas conectadas se conviertan en outs.

Esto es evidente en los números. La clasificación promedio en la liga en los últimos 17 Clásicos de Otoño en Eficiencia Defensiva de Acuerdo al Estadio, un número calculado por los muchachos de Baseball Prospectus, es de 4.47. Tres equipos han sido ranqueados por debajo del séptimo sitio, mientras que cuatro han terminado en primero.

Embásate a como dé lugar: Un equipo puede anotar muchas carreras bateando para un alto promedio, pero esa clase de ataque es susceptible a toparse con una defensa realmente buena. Batear para poder es grandioso, y de hecho la ofensiva de "secuencia-corta" es una muy buena manera de atacar, como lo demostraron los Cardenales el año pasado. Pero lo que ha dado mejores resultados en años recientes ha sido el porcentaje de embasarse. Como dice el dicho, "OBP es vida, y vida es OBP".

Los últimos 17 campeones de la Serie Mundial terminaron con un promedio de 4.47 en OBP en sus respectivas ligas. Cuatro equipos que lideraron su liga en promedio de embasarse ganaron títulos, además de tres segundos lugares. Ningún club terminó por debajo del 11mo lugar, y sólo cuatro ocuparon un puesto mayor al 6to.

Sella la victoria: Existe toda clase de maneras sofisticadas para medir una labor en relevo, pero analicemos la más simple. Los equipos que convierten sus oportunidades para ganar juegos durante la temporada regular tienden a tener éxito en octubre. Esos 17 ganadores de la Serie Mundial ranquearon, en promedio, 4.41 en sus ligas en porcentaje de salvamentos en la campaña regular. Tres clubes ocuparon el primer lugar, ocho quedaron entre los primeros tres, y sólo un equipo quedó por encima del octavo puesto.

Pasaportes por cada nueve innings: Ningún equipo que encabezó su liga en bases por bolas permitidas por cada nueve entradas ha ganado la Serie Mundial en la era del Comodín. Sólo cuatro clubes que han finalizado en tercer lugar o mejor lo han ganado todo en ese periodo. Los equipos que han ocupado el 14to, 11mo, séptimo y octavo lugar se encuentran entre los campeones en los últimos 17 años. Campeones recientes han destacado más en el número de ponches que recetan y en prevenir cuadrangulares que en evitar bases por bolas.

Un mejor indicador es el índice de ponches por cada base por bolas. Los últimos 17 campeones del Clásico de Otoño han terminado con un promedio de 6.24 en índice de bases por bolas. En ponches por cada base por bolas, el promedio es de 4.47, incluyendo tres equipos que lideraron su liga, tres más que terminaron en segundo y tercer puesto, y sólo dos que finalizaron por encima del séptimo sitio (noveno y 10mo para los Cardenales del 2006 y los Marlins de 1997, respectivamente).